Orígenes de la literatura erótica

Nos encontramos en el siglo XXI, una época en la que parece que la libertad de expresión ha ganado pasos agigantados y todo el mundo puede expresarse libremente sin temor a reprimendas: en el ámbito periodístico, en el ámbito literario y en el ámbito televisivo la libertad de expresión es cada vez mayor.

Sin embargo, no siempre fue así. Y más aún si la temática que queremos tratar es la que concierne a las actividades amorosas o a los actos sexuales, algo tan natural en la naturaleza humana como el simple hecho de respirar. Durante la Edad Media nos encontramos con que muchos textos eróticos fueron censurados y prohibidos en su lectura.

Pero no siempre fue así: si miramos bastante más hacia atrás, si nos vamos a los orígenes de las civilizaciones humanas donde el concepto de moral todavía apenas existía, nos encontramos con un sinfín de documentos que ahora bien podrían considerarse literatura erótica.

Escultura Kamasutra

Esculturas que rememoran el Kamasutra hindú en los templos de Khajuraho

Los textos eróticos en las civilizaciones antiguas

En el Antiguo Egipto nos encontramos con papiros que recopilan diferentes posturas sexuales, como es el caso del papiro de Turín. De hecho, en esta civilización se consideraba que el acto sexual era, a la vez, un acto divino, por ello es común que se puedan observar diferentes cultos a la fecundidad y al falo como el motivo que nos une de una manera carnal con los dioses. Fue en la civilización egipcia donde aparecieron las autoras especialistas en los textos eróticos, las hetairas, mujeres que elevaron el sexo a categoría de arte.

En la Antigua Grecia nos encontramos la obra de teatro Lisístrata escrita por Aristófanes en el año 400 aC; se trata del primer documento de literatura erótica griega. En el 300 aC aparecieron los poemas de Sotades donde describía las artes amorosas y cuyo contenido satírico le valió la pena de cárcel.

En la misma Grecia nos encontramos en el siglo II aC el primer libro considerado como literatura pornográfica: Los diálogos de las cortesanas atribuido a Luciano. Es aquí donde se encuentra, por primera vez, el término de “lesbianismo” para tratar la homosexualidad de las mujeres.

Fue en la India donde en el siglo IV apareció el tratado más conocido de literatura erótica: el Kamasutra. Escrito por Mal-la Naga Vatsiaiana, este texto erótico se concibió como un texto religioso que ayudaba al pueblo a conectar con los dioses. Sus enseñanzas se explican, aún hoy en día, en las escuelas de la India donde los hombres deben saber cómo satisfacer a una mujer.

La cultura musulmana también contribuyó en este universo creador de la literatura erótica de los orígenes; en ella encontramos textos como Las mil y una noches donde se habla de la infidelidad y la obra El jardín perfumado de Cheik Nefzaoui que se considera el ”Kamasutra musulmán”.

La literatura erótica en la actualidad

Emmanuelle mito del cine erótico

Cartel promocional de “Emmanuelle” en 1974.
Fuente: IMDB


50 sombras de Grey

50 sombras de Grey, fuente Melty

Ambas películas han sido célebres en sus respectivos momentos, pero la más reciente se “beneficia” de nuevos canales de distribución y eco.

El paso del tiempo y nuestro zeitgeist particular no hace sorprendente que la pornografía, erótica y miles de grados intermedios entre el soft y el hard hayan tomado al asalto el mercado editorial, producción televisiva y cinematográfica y sobre todo los formatos multimedia, básicamente en Internet. No olvidemos que la pornografía (y no contamos negocios relacionados con el sexo como las citas o los clasificados) es el gran motor de la economía 2.0, evoluciona nuestra tecnología, pero es obvio que no somos muy diferentes de esos antiguos egipcios, griegos e hindúes que mencionamos con caracter retrospectivo.

Como con tantas otras cosas, también la frivolización y superficialismo han tocado el producto de nuestras industrias productoras de contenidos erótico-sexo-pornográficos. y este estilo ha ido bebiendo de diferentes corrientes, como ejemplo de cluausra de este artículo podemos mencionar un ejemplo muy conocido incluso fuera del circuito “sexo” del cine y la novela: el paso de “Emmanuelle” a “50 sombras de Grey“.

 

written by

The author didn‘t add any Information to his profile yet.
Related Posts

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *